GARNELO. UN PINTOR PARA LA HISTORIA … UN LEGADO UNIVERSAL

La Casa de las Aguas de Montilla acogió, el viernes 31 de enero, la presentación del nuevo documental impulsado por el Ayuntamiento con motivo del 75.º aniversario del fallecimiento de José Santiago Garnelo y Alda (1866-1944), considerado como el pintor más culto de su época, además de gran pedagogo e investigador.

A través de este proyecto audiovisual realizado por Maripaz Torres, «la Concejalía de Cultura pretende difundir el importante legado pictórico que el artista dejó en la localidad», en palabras de la responsable del área, Soledad Raya.

Con una duración de quince minutos, José Garnelo, un pintor para la historia… Un legado universal recorre la vida y obra de este artista nacido en la localidad valenciana de Enguera en 1866 y que, con apenas un año, se trasladó junto a su familia hasta Montilla.

«Nuestra ciudad tenía una deuda con Garnelo y, a través de este documental, he querido saldar una pequeña parte de ella», señaló Maripaz Torres, quien comentó que este trabajo ofrecerá una visión panorámica del Museo Garnelo, en un recorrido que estará acompañado con textos sobre la vida del pintor.

JOSÉ GARNELO Y ALDA (1866-1944)

Biografía de una existencia dedicada al arte y a su docencia. Parte I.  Formación Académica.

Vídeo en «Versión Beta» de la primera parte de la biografía de José Garnelo y Alda, desde su nacimiento hasta los inicios de su actividad docente.

PROCESO DE RESTAURACIÓN DE «MUERTE DE LUCANO»

Conferencia a cargo de Ana Isabel Ortega Díaz y Álvaro Fernández Castañón, restauradores del Museo Nacional del Prado.

Jueves, 23 de mayo 2019. Museo Garnelo. 19:00 h.

Muerte de Lucano

La obra fue realizada por Garnelo sobre un paño único de lino en formato rectangular. Presentaba un grave estado de conservación debido a los avatares que había sufrido, tanto ambientales como por negligencias humanas. Se podían apreciar innumerables deformaciones, pliegues, multitud de roturas y desgarros; esto unido a una oxidación fuerte de la tela, sobre todo en los bordes, con perdida de consistencia a la tracción, que hacían que la obra presentase un grave deterioro.

Afortunadamente no había importantes pérdidas en el dibujo, lo que permitió una más que satisfactoria recuperación por parte de estos dos grandes profesionales y artistas.

LA PINTURA MITOLÓGICA en José Garnelo y Alda

por María del Carmen Bellido Márquez

Presentación del libro: sábado 18 de mayo 2019,
20:30 h. Museo Garnelo.

El libro reproduce la conferencia que la profesora María del Carmen Bellido Márquez impartió en el Museo Garnelo el 9 de septiembre de 2017, con el título “La pintura mitológica en José Garnelo y Alda”.

Constituye una útil e interesante aproximación a una faceta, aún no bien conocida, de José Garnelo, bien razonada y con oportunas ilustraciones que ayudan a la comprensión del texto. Desde el Museo Garnelo, agradecemos a Carmen Bellido su interés por estudiar la producción de nuestro eximio artista y esperamos nuevos estudios que esclarezcan nuevas facetas de su extensa y variada obra.

PUBLICACIONES SOBRE «LA MUERTE DE LUCANO». AMIGOS DEL MUSEO GARNELO

Con motivo de la llegada de La muerte de Lucano a Montilla, colocamos a disposición de los interesados en la obra, y en la figura del poeta cordobés, estas dos publicaciones que los Amigos del Museo Garnelo editaron en el año 2010. La primera ilustra una conferencia impartida por Alberto Manuel Monterroso Peña en el Museo Garnelo, la segunda es un extracto de un texto, de Juan J. Cienfuegos, titulado A propósito de la muerte de Lucano.

Se editaron en blanco y negro para preservar la armonía de las únicas imágenes que poseíamos entonces, una antigua postal de la época y una foto del Museo del Prado. En ese momento la obra estaba en pésimas condiciones para ser reproducida.

 

LA MUERTE DE LUCANO. DE JOSÉ GARNELO Y ALDA

COTEXTUALIZACIÓN HISTÓRICA

El magnífico cuadro La muerte de Lucano de José Garnelo nos presenta una página completa de la historia, con una riqueza de matices pictóricos e históricos de una importancia singular. El cuadro muestra las dotes artísticas del autor, pero no sólo eso. Garnelo es el pintor más culto de su época y a través del análisis de esta pintura demostraremos también cómo conoce, con perfección de erudito, la trayectoria intelectual de los romanos cordobeses desde la época de Lucano y la relación que esta parte de nuestra Historia Antigua tiene con el mundo que a Garnelo le tocó vivir.

El autor indaga en el pensamiento de los Anneos cordobeses desde finales de la República romana hasta el siglo de oro del Imperio. Así veremos por qué la figura de Lucano y lo que éste representa sedujo a Garnelo.

 

A PROPÓSITO DE LA MUERTE DE LUCANO

Con objeto de ilustrar la escena que reproduce el lienzo de José Garnelo y Alda, reproducimos en estas páginas un resumen del artículo de Juan J. Cienfuegos “A propósito de La muerte de Lucano, cuadro de J. Garnelo”, publicado en Jerez de la Frontera,  en la revista Trivium, N.º 10, pp. 179-191, en noviembre de 1998.

El autor destaca la singularidad del motivo elegido y su exacta referencia histórica —recuérdese que Garnelo fue considerado el pintor más erudito de su tiempo— para pasar a describir la galería de personajes que habitan el cuadro. Con gran acierto, destaca el pintor la personalidad de Pola, “la más extraordinaria de las esposas”, vinculada artísticamente con otras célebres matronas (Cornelia, Veturia, Aspasia) que Garnelo fue plasmando a lo largo de su carrera, en homenaje silencioso y emotivo a la mujer. Lucano, el poeta excelso, el favorito de las Musas, envidiado por Nerón a causa de su talento, yace en el centro de la escena, ante el dolor y la incredulidad de sus acompañantes.

 

PERFORMANCE DE «LA MUERTE DE LUCANO»

Hoy ha tenido lugar en el Museo Garnelo una «performance» sobre La Muerte de Lucano, la representación ha sido a cargo de la Escuela de Teatro de Montilla.

El acto ha sido una verdadera sorpresa para aquellos que tenían concertada la visita guiada, nada más entrar, se han encontrado con la mágnífica recreación plástica realizada por estos jóvenes y prometedores actores.

Desde el Museo agradecemos a la Escuela de Teatro de Montilla su impecable ejecución y les emplazamos para próximas representaciones.

ACTO DE PRESENTACIÓN DE «LA MUERTE DE LUCANO»

La muerte de Lucano, de José Garnelo, ya se puede visitar en el Museo Garnelo de Montilla. El cuadro llegó a la pinacoteca montillana hace apenas unos días y ayer fue presentado por el director del Museo Garnelo, autoridades locales y provinciales, y representantes del Museo Nacional del Prado. Intervinieron en el acto:

  • Jose Antonio Cerezo Aranda (director del Museo Garnelo)
  • Mercedes Orihuela Maheso (conservadora del Museo Nacional del Prado y responsable del «Prado Disperso»
  • Rafael Llamas Salas (alcalde de Montilla)
  • Concepción Espejo López (teniente de alcalde de Montilla. Área de Cultura)
  • Marisa Ruz García (diputada de cultura de la Diputación de Córdoba)

El ayuntamiento, a través del Centro Cultural Alcalde Antonio Carpio, ha programado varias visitas guiadas para que los vecinos de la localidad puedan conocer a fondo esta obra, una de las más destacadas de Garnelo. Los dos primeros pases tuvieron lugar ayer, a las 19:00 y a las 20:00. A estas mismas horas del día de hoy se volverán a realizar otros dos pases, especialmente recomendables por su organización y atractivo plástico.

 

«LA MUERTE DE LUCANO» LLEGA AL MUSEO GARNELO

Hoy ha tenido lugar la instalación de La Muerte de Lucano en la sala del Museo Garnelo dedicada a su exposición permanente.

Culmina así el anhelo de los Amigos del Museo y de las distintas corporaciones municipales que se han sucedido desde que, en el año 2001, se iniciaron las conversaciones con el Museo del Prado.

El traslado lo ha realizado la empresa SIT, especialista en transporte de obras de arte, bajo la misma dirección que realizó el traslado del Guernica, de Picasso, desde el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. Ha sido complejo, por las dimensiones del cuadro y por la necesidad de tener que viajar montado en el bastidor, para evitar el deterioro de desmontaje, enrollado y nuevo montaje.

La obra ha sido introducida en el edificio por una falsa puerta construida, en la primera planta, pensando en ella y en otras de gran formato, propiedad del Museo del Prado, cuyo depósito era factible. Los Amigos del Museo demostraron gran capacidad de previsión, sugiriendo su construcción durante la adaptación de la Casa de las Aguas, para solventar sus limitaciones extructurales.

El proceso ha sido supervisado por Lucía Martínez Valverde, restauradora del Museo del Prado, que se ha desplazado a Montilla para guiar la colocación de la obra por parte de SIT.

Actualmente, el Museo Garnelo cierra sus puertas para una pequeña remodelación de la sala 4, hasta el martes 18 de diciembre de 2018, fecha en que el Ayuntamiento ha organizado varias visitas guiadas  –a las 19.00 y 20.00 de la tarde–, para las que será necesario realizar una inscripción previa en el Centro Cultural Alcalde Antonio Carpio.

La muerte de Lucano podrá contemplarse, en el horario habitual del museo, a partir del día 19 de diciembre, .

CONFERENCIA EN EL MUSEO DEL PRADO. «RECUPERACIÓN DE LA MUERTE DE LUCANO, POR JOSÉ GARNELO»

El pasado 3 de Noviembre, Javier Barón, Jefe del Área de Conservación de Pintura del Siglo XIX, del Museo Nacional del Prado; impartió esta conferencia sobre la Muerte de Lucano y su difícil restauración por parte de nuestra primera pinacoteca. Las obras de gran formato, como esta, plantean dificultades de exposición y de conservación. Eran las de mayor ambición que un artista debía afrontar en su carrera y, a menudo, las mejores de su trayectoria. Muerte de Lucano, de José Garnelo (1866 – 1944), obtuvo una segunda medalla en la Exposición Nacional de 1887 y fue adquirida entonces con destino al Museo. Corresponde a un interés por la Antigüedad romana que puede verse en otros cuadros importantes de la colección del Prado, que representan La muerte de Lucrecia, obra de Eduardo Rosales y La muerte de Séneca, de Manuel Dominguez. En 1928 se depositó en el instituto de enseñanza secundaria de Jerez de la Frontera (Cádiz). El interés y el apoyo de la dirección del Museo Garnelo, de la asociación de Amigos del Museo Garnelo y del Ayuntamiento de Montilla han hecho posible ahora la difícil y completa restauración en el taller del Prado de Muerte de Lucano. La obra llegará a Montilla en Diciembre para ser expuesta en el Museo Garnelo.

“LA MUERTE DE LUCANO”, RESTAURADA EN EL MUSEO DEL PRADO, ES PRESENTADA A LOS MEDIOS

1 de octubre de 2018

Retransmisión del acto de presentación en el Museo del Prado

TeleMadrid

Hoy culmina el largo proceso de restauración de La muerte de Lucano. La obra ha sido expuesta en la sala 61 del Museo del Prado, en una rueda de prensa que ha dado a conocer el laborioso trabajo de recuperación dirigido por Lucía Valverde.

Es un gran día para nuestra institución; vemos cumplido nuestro deseo, dieciocho años después de las primeras conversaciones entre Fidel Romero López (miembro del Consejo de Dirección del Museo Garnelo) y Jose Luís Díez García (por aquel entonces Jefe del Departamento de Pintura y Escultura del Museo del Prado.

Gracias a la receptividad y gestiones de Antonio Carpio Quintero, Alcalde de Montilla, el proyecto fue consolidándose, al entender el Museo del Prado que ningún otro espacio expositivo era mejor que nuestra institución.

Todas las corporaciones municipales, desde entonces hasta hoy, se han mostrado ilusionadas y comprometidas con la restauración y el depósito de la obra en nuestro museo, queremos expresarle a todas nuestro agradecimiento y, a la actual, el impulso económico definitivo.

En el acto de presentación han intervenido: Andrés Úbeda, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado; el alcalde de Montilla, Rafael Llamas; Javier Barón, jefe del Área de Conservación de Pintura del Siglo XIX y la restauradora Lucía Martínez.

Restauración y exposición

La obra ha sido sometida, durante seis meses, a una importante intervención gracias a la aportación económica del Ayuntamiento de Montilla. Este proceso ha permitido recuperar todos los valores de manera que, a pesar de los daños, la imagen original no se ha visto alterada.

Antes de su traslado al Museo Garnelo de Montilla se expondrá en la sala 61 del edificio Villanueva por un período de dos meses.

Durante un período de seis meses La muerte de Lucano de José Garnelo, que obtuvo la segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1887, ha permanecido en los talleres de Restauración del Museo del Prado, que cuentan con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, para ser sometida a una importante intervención que ha supuesto la recuperación completa de la obra.

Por Real Orden de 12 de julio de 1928, la pintura de José Garnelo se depositó en el Instituto Provincial de Jerez de la Frontera (Cádiz), actualmente Instituto de Educación Secundaria “Padre Luis Coloma”, en donde ha permanecido hasta 2008, cuando se autorizó su levantamiento, para su nuevo depósito en el Museo Garnelo de
Montilla (Córdoba). Previamente a su traslado, la pintura se protegió, se desmontó de su bastidor y se colocó en un rulo para facilitar su transporte a Montilla.

Finalmente, en enero de 2018 comenzó la restauración, realizada en el taller de restauración del Museo del Prado por Ana Isabel Ortega y Álvaro Fernández, dirigidos por Lucía Martínez Valverde, miembro del Área de Restauración del Prado. Los trabajos comenzaron por la consolidación del soporte, tarea que se inició con la eliminación de los parches colocados para reparar las roturas y otros daños antiguos. Una vez eliminados todos los elementos no originales fue necesaria una la limpieza profunda de las colas empleadas en la antigua restauración para adherir los parches y las bandas perimetrales, ya que se habían utilizado colas sintéticas de difícil eliminación.

Recuperado el lienzo original y sin elementos extraños, se pudo realizar la fijación y consolidación de su capa pictórica. En este proceso se eliminaron las grandes deformaciones y se trabajaron las roturas para eliminar sus pliegues. Para reparar agujeros y desgarros fue necesario realizar más de treinta nuevos parches e injertos. De estos refuerzos, el más grande tiene aproximadamente 70 x 20 centímetros. Las nuevas bandas de tensión permitieron el nuevo montaje en el bastidor, una estructura robusta y de gran calidad que realizó el carpintero Tomás Duaso para garantizar la conservación futura de la obra. Además, para dar mayor solidez al soporte, se clavó sobre una tela de apoyo.

A partir de este momento la pintura estaba estabilizada pero su aspecto era muy deficiente por la acumulación de suciedad y la oxidación del barniz. La limpieza ha permitido recuperar todos los valores de manera que, a pesar de los daños, la imagen original no se ha visto alterada. Se ha recuperado la representación del espacio y cada figura adquiere su significado, sobre todo aquellas que están en el segundo término y apenas se podían reconocer. Con la limpieza también se hacen visibles detalles que sirven para comprender la escena, como las gotas de sangre que hay en el borde de la bañera, que hablan del suicidio del poeta después de haber sido acusado de participar en la conjura de Pisón.

También, el pergamino del ángulo inferior derecho cuyo texto estaba oculto por repintes. Ahora se pueden leer las primeras letras de Pharsalia, la epopeya escrita por Lucano en el año 61 d.C. El trabajo finalizó con la reintegración del color en las zonas pérdidas, y así facilitar al espectador la comprensión y el disfrute de la obra.

La obra, fechada en 1887, describe el tema representado a partir de este fragmento de Castelar, Discurso sobre Lucano: “Sobre su cadáver, inanimado y frío, se inclinaba llorosa una mujer que había recogido el postrer suspiro de los labios del poeta para guardarlo en su amante pecho, y las cenizas de su gloria para mostrarlas á las futuras generaciones” (Texto extractado de: Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: Catálogo General, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2015, pp. 215-216).

Representa el suicidio de Marco Anneo Lucano (Córdoba, 39-Roma, 65). Su participación en la conjura de Pisón contra Nerón le valió la condena a muerte, a la cual se anticipó cortándose las venas. La presencia de su esposa, Pola Argentaria, y de sus amigos, transmite la emoción de la escena, lo mismo que las rosas cortadas, las cadenas y los manuscritos del poeta. El énfasis en la anatomía, la amplitud de la ejecución y el acierto en la armonía del color y en el estudio de la luz hacen de esta obra la más importante de su autor, artista culto que llegaría a ser subdirector del Prado.