OBRA INVITADA. CANDELARIA DE ALVEAR, CONDESA DE AGUIAR, de Joaquín Sorolla y Bastida

El próximo sábado, dos de diciembre, a las 12:30 h., los Amigos del Museo Garnelo nos presentarán una nueva «Obra Invitada», en esta ocasión no es un Garnelo, se trata de un retrato de Sorolla. La retratada es Candelaria de Alvear,  Condesa de Aguiar.

La presentación será a cargo de Luis A. Pérez Velarde, Conservador del Museo Sorolla, que pronunciará la conferencia «Sorolla y el retrato femenino»

Como ya anunciamos, la actividad «Obra Invitada» pretende dar a conocer no solo obras de Garnelo, sino de todos aquellos artistas que, por su temática o vida personal, ofrecen un diálogo con las obras de nuestra colección, con la biografía de Garnelo o con la historia de Montilla.

José Garnelo compartió trayectoria vital y artística con Joaquín Sorolla. En la Real Academia de España en Roma tuvieron ocasión de convivir ambos; el curso 1888-1889 fue el último del pensionado del valenciano y el primero para el montillano.

En 1910, Sorolla y Garnelo formaron parte del prestigioso elenco de artistas que fundó la Asociación Española de Pintores y Escultores, ambos desde la Junta Directiva, Garnelo como secretario y Sorolla como presidente.

En noviembre de 1912, Garnelo añade el título “Por el Arte” a la gaceta de la asociación, para dotarla de exclusivos contenidos y del prestigio que merecía en su nuevo y lujoso formato extendido:

“…este será su nombre cuando de estime como Revista entre otras de su clase”.

Desde este erudito medio de comunicación, no fueron Garnelo y Sorolla meros articulistas, en ocasiones alzaron sus voces como verdaderos “activistas” en defensa del arte. En 1913 Garnelo proponía una suscripción para impedir que saliese de España la obra “Adoración de los Reyes“, de Hugo Van der Goes, se trataba de recaudar 1.262.800 pesetas, el importe necesario para destinarla al Museo del Prado. Cada uno de los dos amigos entregó 1000 pesetas, ejemplarizante para la época.

La retratada, Candelaria de Alvear, Condesa de Aguiar, nunca se desvinculó de Montilla, por eso, tras fallecer su marido, adquiere en 1940 la “Casa de las Aguas”, donde vivirá hasta su fallecimiento en 1956. Aquella Casa de las Aguas de Candelaria es, desde 2006, el museo del pintor José Garnelo,

Los Amigos del Museo Garnelo agradecen el préstamo de la obra a la Fundación Alvear y en especial a su propietaria, Maria del Carmen Giménez Alvear, que ha tenido la gentileza de exponerla temporalmente en nuestro museo.